Tina Turner

Murió Tina Turner, la reina del rock, con una voz única y una vida intensa

La cantante tenía 83 años y padeció una larga enfermedad. Estaba viviendo en Suiza hace mucho tiempo, alejada de la música y dedicada al budismo.

Luis Vinker (Clarin)

Tina Turner muere a los 83 años: repasamos su vida personal y su música

Este miércoles murió a los 83 años Tina Turner, una leyenda del rock. La cantante, que padeció una larga enfermedad, estaba en su casa en Kusnacht, cerca de Zúrich, Suiza.

«Con ella, el mundo pierde una leyenda de la música y un modelo a seguir», expresó un primer comunicado difundido por su representante.

Más tarde, las redes oficiales de la artista confirmaron la noticia: «Con gran tristeza anunciamos el fallecimiento de Tina Turner. Con su música y su pasión ilimitada por la vida, encantó a millones de fans alrededor del mundo e inspiró a las estrellas del mañana. Hoy despedimos a una querida amiga que nos deja todo su mayor trabajo: su música. Toda nuestra sincera compasión va con su familia. Tina, te extrañaremos mucho».

Sus últimos años estuvieron marcados por problemas de salud. En 2016 le diagnosticaron cáncer intestinal y en 2017 debió someterse a un trasplante de riñón. Estaba alejada del mundo de la música y aseguraba dedicarse de lleno al budismo para hallar paz espiritual.

La artista que se reinventó pese a los peores dolores

Hay varias imágenes icónicas de Tina. Las ciudades principales de su país, o las giras interminables por Europa. Noches memorables de Wembley, el Madison Square Garden, el Staples Center y otros escenarios, incluyendo nuestro país, siempre rodeada por bailarinas y coristas increíbles. El canto y el baile, sacudiendo multitudes.

Era la Tina que se había reinventado luego de los triunfos iniciales, con temas como Orgullosa Mary. Luego llegaron hits como What’s Love Go to Do with It y The Best, dejando atrás los dolores de la etapa del dúo Ike & Tina.

Esa nueva Tina llegó al estrellato del pop y, finalmente, encontró su redención. Tuvo un homenaje en el Kennedy Center rodeada por toda la «crema» cultural, social y política de su país, cuando Beyoncé cantó especialmente para ella, en su mismo estilo.

Luego llegaría el último casamiento y el retiro a un bucólico paisaje suizo. Se había casado con un ejecutivo alemán, Erwin Bach, y se marcharon a un castillo junto al lago Zurich, que costó 70 millones de dólares. Los recuerdos se desvanecían.

«Aquí me siento como en casa, me siento serena. Ya no canto, ni bailo, ni me arreglo. Voy de compras y disfruto de la compañía de mi marido, encantada de estar así», le dijo a The New York Times.

Tina Turner en un show de abril de 1982. Foto AFP

Con ella, el mundo pierde una leyenda de la música y un modelo a seguir”. Fue una de las más grandes.

«La lista de obstáculos es larga: una infancia infeliz, el abandono, un matrimonio violento, una carrera estancada, la ruina económica, la muerte prematura de miembros de mi familia y múltiples enfermedades», había definido a sí misma en sus memorias.

Pero las imágenes más famosas -la energía, carga sexual, la voz- siempre estuvieron vigentes. En los últimos tiempos, entre las distintas y corregidas versiones de sus autobiografías My Love Story del 2018, y La felicidad nace en ti, tres años atrás), entrevistas aisladas, un documental estrenado en la Berlinale 2021 y hasta un musical revelaron el padecer de una mujer atormentada, desde la infancia, un matrimonio tóxico y finalmente, en 2018, el suicidio de su hijo Craig Raymond.

Tina Turner, en un homenaje que le rindió Beyoncé en los Premios Grammy de 2008. Foto AP archivo

Tina Turner, en un homenaje que le rindió Beyoncé en los Premios Grammy de 2008. Foto AP archivo

Los primeros años, del sótano sin ventanas a un matrimonio violento

Tina nació como Anna-Mae Bullock el 26 de noviembre de 1939 en Brownsville, Tennesse, hija de un matrimonio que trabajaba en plantaciones de algodón. Trasladados luego a Saint Louis, conocieron todos los padecimientos de aquellos que sufrían la discriminación racial.

Pero fue en St. Louis, en uno de los locales nocturnos, el Manhattan, donde la adolescente Anna-Mae –quien ya cantaba en el coro de la iglesia- conoció a quien quedó como uno de los pioneros del rock a nivel mundial: Ike Turner, que en 1951 compuso su icónico tema Rocket 88, considerado por muchos especialistas como la primera canción de rock and roll de la historia..

«Me trajeron al mundo en un sótano sin ventanas relegado a la maternidad de mujeres ‘de color’ en el hospital del condado. Mi madre, Zelma, era cariñosa con mi hermana, pero conmigo era distinta. Yo sabía que nunca me había querido. Esa es una carga pesada para una niña pequeña», confesó en My Love Story.

Ike y Tina Turner. Una pareja artística exitosa, un matrimonio tormentoso. Foto AP archivo

También describió como fue abandonada y acabó viviendo con su abuela. Este duro golpe se sumó al sufrimiento de la pérdida, cuando su prima Margaret, su mayor confidente dentro de la familia, falleció en un accidente de coche.

Cuando su abuela también murió, empezó «una nueva vida» en Saint Louis: «Cuando tenía 17 años, fui al Club Manhattan, un local de música bullicioso y lleno de humo, donde conocí a dos hombres que tendrían un papel muy importante en mi vida”. Uno de ellos será un saxofonista y el romance fue efímero. El otro se llamaba Ike Tina Turner, cuyo tema Rocket 88 le había dado sus primeros destellos de fama.

Ike y Tina Turner iban a formar una dupla artística de éxito en los años ’60, con ella como un símbolo del soul y el «rhythm and blues», pero también un matrimonio volcánico. «Violento, abusador, maltratador, explotador, machista y controlador» fueron apenas algunos de los términos con los que Tina Turner describió a su ex esposo.

Ese matrimonio concluyó el 4 de julio de 1976 -«El día de mi libertad», clamó la cantante- y la deriva de Ike se dio a través de las drogas. Entre sus obras quedaban un disco que se convirtió en obra de culto (River Deep Mountain High, producido por Phil Spector y que contó con fotos de Dennis Hopper.

Mientras Tina Turner describió los abusos y maltratos por parte de su ex pareja, este se intentó justificar del modo más extraño en sus propias memorias: «Por supuesto, abofeteé a Tina… Tuvimos peleas y hubo veces que la mandé al suelo de un puñetazo sin pensarlo. Pero nunca le di una paliza».

Ike murió en 2007, después de múltiples controversias y enfermedades.

La vuelta a la cima

Tina se reinventó como artista y se convirtió en la estrella de su época con sus versiones en rock, pop, baladas. Eran frecuentes sus giras europeas, discos como Private dancer (1984) y Break every rule (dos años después) son sus mayores sucesos y los estadios vibran con su música. Solamente un show en Rio de Janeiro, a principios del ’88, convocó a una multitud de 150 mil personas.

En esa gira también se produjo su única vista a la Argentina, donde llenó el estadio de River cuando no era nada habitual hacerlo.

Se conoció con su futuro marido Bach en un encuentro casual en el aeropuerto de Heathrow, vivieron juntos en Suiza desde 1994 y adoptaron la nacionalidad de ese país una década después. Vivían en Kusnacht antes de la mudanza al castillo donde uno de sus vecinos se llama Roger Federer.

Tina Turner vendió más de 100 millones de copias de sus discos –algunas estadísticas hasta mencionan el doble- pero su fortuna, que se estima hoy en 250 millones de dólares se basó en las extensas giras. Por el tour del 50° aniversario de sus actuaciones en 2008, y poco antes de su despedida, se recaudaron más de 80 millones.

Tina Turner, con Mick Jagger en el concierto Live-Aid de julio de 1985, en Philadelphia. Foto AP

En la onda reciente de las strellas que negociaron la venta de sus catálogos musicales, ella lo hizo con la BMG, que también los derechos de Jagger, Lennon, Richards, Bowie y Mick Fleetwood, entre otros.

El acuerdo de Tina superó los 50 millones, compartiendo con la BMG toda sus grabaciones, composiciones y derechos de imagen. Pero Warner Music permaneció como su compañía discográfica.

Con diez álbumes de estudio y otros tantos grabados en sus giras o en recopilaciones, Tina Turner también acumuló numerosos premios –incluyendo 12 Grammys- y tuvo participaciones en el cine en Tommy (1975), Mad Max Beyond Thunderdome (1985) con Mel Gibson y Last Action Hero (1993) con Schwarzenegger.

En diciembre pasado, otro dolor: la muerte de Ronnie, el más joven de sus hijos, víctima del cáncer en California. «Ronnie, dejaste el mundo demasiado pronto. Con dolor cierro los ojos y pienso en ti, mi querido hijo», lo despidió Tina.

Ahora, el arte y en el mundo entero la despiden a ella. Como lo que finalmente aceptaron que fue: una reina.

#ELSIESTERO, Historias y anécdotas de las mejores Bandas del Mundo, Domingos de 17.00 hs. a 18.30 hs. 105.1FM www.fmsos.com.ar

Compartir:

MÁS NOTICIAS

ROCK Y BLUES ALAMBRE GONZÁLEZ Daniel “Alambre” González es uno de los más prestigiosos guitarristas que tiene el...
¿Vuelven Los Piojos? Se cumplen 15 años de su último show y sale un disco en vivo para...
De Oasis a High Flying Birds: Noel Gallagher cumple 57 años y sigue brillando Noel Gallagher, líder de...
Los inoxidables Rolling Stones siguen de gira y arrasaron en Nueva Jersey Fue la parada número siete de...