La Renga

El show de La Renga en Barcelona: repaso de toda su historia y mención especial al conflicto en Jujuy

Luego de 15 años de ausencia, y con una lista de temas que recorrió su carrera, aunque obvió los primeros dos discos, la banda de Mataderos tocó en Cataluña para casi 5000 personas. Una muestra fiel del gran presente de los músicos argentinos en España

Por Leo Ros (Teleshow – Infobae)

Chizzo, en el escenario del Club Sant Jordi de Barcelona (Adrián Quiroga)

El espíritu en cada show de La Renga es siempre el mismo. Y esa premisa se cumplió a rajatabla en el recital que el trío de Mataderos dio este jueves en el Club Sant Jordi de Barcelona. Desde los cantos del público en la previa (“Vamos La Renga, con huevos vaya al frente”) hasta la puesta escénica de la banda, nada parece haber cambiado desde la última vez que tocaron en la ciudad condal, 15 años atrás. Puede ser un show en La Plata, Concordia o Huracán: Chizzo canta igual que siempre, el Tete corre el escenario como siempre, Tanque le entra con toda su fuerza a los tambores como siempre. Todo está intacto.

En el medio de esos 15 años, el grupo editó tres discos de estudio, siendo el último Alejado de la red (2022). Ese álbum es el que los sacó de nuevo a la ruta y las giras, no sólo por Argentina sino también por Chile, Uruguay y ahora, Europa. El crecimiento del grupo en popularidad, pero también la ola migratoria que no para de crecer desde 2016, hizo que el recinto español esté completo, con más de 4.500 personas.

A las 21.05, media hora después de lo pautado (el ingreso del público fue muy lento debido a los exhaustivos cacheos), “Panic show” abrió las puertas del banquete, seguido por “A tu lado”. “Buenas noches, Barcelona. Bienvenidos a los que vinieron desde otras partes del mundo. Gracias por venir. En esta oportunidad vamos a hacer un repaso por toda la discografía y también del nuevo disco. Como este: ‘Buena pipa’”, fue el primer diálogo que lanzó Chizzo, antes de tocar una canción de Alejado de la red. Eso sí, fue una promesa algo mentirosa, ya que tocaron canciones de toda su discografía, pero obviaron los dos primeros discos: Esquivando charcos (1991) y A dónde me lleva la vida… (1993). Algunos fans de los más veteranos lamentaron esa ausencia.

Pasó “Despedazado por mil partes”, tema que le da nombre al tercer álbum, el que supuso el estallido de la banda allá por 1996. Por primera vez en la noche se sumó Manu Varela, el cuarto rengo, para aportar sus vientos. “Si me permiten, quiero dedicarle un tema un amigo que está del otro lado del óceano. Para Salvatierra, que está pasando un mal momento. Para que levante esa pálida”, tiró Chizzó antes de los primeros acordes de “Tripa y Corazón”.

De vuelta a este lado del océano, las banderas de San Francisco Solano, San Miguel, Rosario, Cañuelas, Zárate, Mendoza y Resistencia, pero también de Chile, México y Uruguay, flameaban sin cesar. También los celulares conteniendo videollamadas, compartiendo así el minuto a minuto de lo que iba sucediendo en el show, desde adentro. No importa que La Renga haya transmitido en streaming el recital. No hay nada como compartir cuando la distancia es tan grande.

Entonces esa red, a la que la banda señala en su último disco, se vuelve imprescindible para mantener a flote la conexión. Conexión que llega hasta el Chizzo cuando le dedica “Motoralmaisangre” a los “viajeros incansables” que llevan adentro el secreto que trae el viento. “Me he encontrado con mucha gente que me saludó. Y les pregunté… ‘¿Cuándo vendrán?’”, anunció el cantante, recordando aquello de que “la muerte está tan segura de vencer, que nos da toda una vida de ventaja” y que las utopías nunca dejarán de resistir.

Pasaron “Canibalismo galáctico”, “Corazón fugitivo” y “Elefantes pogueando” (el tercer estreno de la noche, si sumamos a “Parece un caso perdido”, que sonó un rato antes). “Vamos a bajar un poquito, vamos a hacer unos lentos, alguna que hace mucho que no escuchan por acá. Un tanguito para que no se olviden de la patria”, sentenció Chizzo antes de dar inicio a “Mujer del caleidoscopio”, canción de Truenotierra (2006), que fue incluida en los setlists cuando fue presentado ese disco, pero que no es habitual en los shows de la última década.

La segunda parte del recital fue una sucesión de clásicos, y el primero no podía ser otro que “Balada del Diablo y la muerte”. Pasan los años y sigue siendo la canción más icónica de La Renga, el momento en el que más se vieron celulares filmando, videollamadas y emociones. Mientras Chizzo extendió el solo, la gente cantaba eso de “Ahí donde brinda la vida, en la esquina de mi barrio…”, y era inevitable pensar en las historias de estas 5000 almas cuyas esquinas de siempre ahora se han convertido en las de Poblenou, Hospitalet de Llobegrat, El Raval, Gavá, Sant Adriá o El Masnou.

De la República de Mataderos al mundo: Chizzo y Tanque, en Barcelona (Adrián Quiroga)

Para los argentinos en Barcelona es algo habitual ver a los artistas de su tierra. Es díficil no encontrar un fin de semana en el que no haya un artista argentino tocando en la ciudad. La agenda de lo que queda de aquí a fin de año incluye a músicos de todos los palos, como Nahuel Pennisi, Tini, Divididos, Ciro y Los Persas, Milo J, Miranda, Él Mató, La Bomba del Tiempo, Bándalos Chinos, Damas Gratis, Enanitos Verdes, Cadena Perpetua o Los Fabulosos Cadillacs.

En España viven 400 mil argentinos, de los cuales se calcula que el 25% reside en Cataluña. Pero más allá del dato frío, los artistas nacionales llegan porque la música del país está viviendo un momento único, y porque hay calidad y un público culturalmente dispuesto. No pasa con todas las comunidades de extranjeros en Barcelona; de hecho en este show de La Renga también había gente local y de otros países, que llegan atraídos por el boca en boca. Otro dato: en Europa empieza la temporada de festivales de verano, y los artistas argentinos están muy presentes en esas grillas. El Cruillä, por ejemplo, que se celebrará entre el 5 y el 8 de julio en el Parc del Fòrum de Barcelona, tendrá como headliners a Nicki Nicole y Wos.

“¡Cómo estamos acá, eh! ¡Qué calor que hace la puta madre!”, apuntó Chizzo. La temperatura del segundo día del verano europeo, sumado al fervor del público que llenó el lugar, fueron los obvios causantes. Pasaron “En el baldío”, “Bien Alto”, “Oportunidad oportuna”, “El revelde”, “El rey de la triste felicidad”, “Oscuro diamante” y “La razón que te demora”, casi sin respiro. Tanque arengó al público haciendo sonar el bombo y todo el estadio cantó “La Renga es un sentimiento, no puedo parar”, claro. “Muchas gracias por este aliento, chicos. La verdad que nos sentimos como en casa, loco. Es alucinante”, agradeció Chizzo antes de “El final es en donde partí”, la canción que cerró el show antes de los bises.

Habían pasado dos horas y la intensidad no bajó ni un segundo. Tras un parate de 10 minutos, el trío de Mataderos regresó al escenario para hacer las últimas tres canciones, aunque antes Chizzo tomó la palabra y se refirió al conflicto en Jujuy, con una masiva movilización de los jujeños y, principalmente, de los pueblos originarios, a los que La Renga históricamente ha representado en sus canciones. “Jujuy resiste, hay un cartel ahí”, señaló Chizzo antes de que suene “Lo frágil de la locura”. Entonces las frases: “Ya que vas a escribir, dijo, cuenta de mi pueblo. Pobreza y dolor sólo trajo el progreso. La cultura de la traición y los indios en los museos”, sonaron como si hubieran sido escritas hoy.

“El viento que todo empuja” fue el preludio para el último intercambio entre banda y público. Y fue con una promesa del Chizzo: “Impresionante acá, tan lejos de casa para nosotros y para muchos de ustedes. Esperamos volver pronto y que no pase tanto tiempo. Pero la próxima quizás sea acá al lado, porque acá estamos apretadísimos”. Ese “acá al lado” fue en referencia al Palau Sant Jordi, estadio con espacio para 17.500 personas y que se encuentra en el mismo predio que este recinto en el que tocó La Renga esta noche con 4.600 entradas agotadas.

“Hablando de la libertad” fue el broche de oro para el regreso de la banda a Barcelona. Esos cuerpos amigos del cielo y la distancia, que intentan la vida y encontrar su lado salvaje, agradecidos y satisfechos.

#ELSIESTERO, Historias y anécdotas de las mejores Bandas del Mundo, Domingos de 17.00 hs. a 18.30 hs. 105.1FM www.fmsos.com.ar

Compartir:

MÁS NOTICIAS

TANGO Y ROCK UN POCO DE HISTORIA: En la década del ´60 la información llegaba a Argentina con...
La canonización de Queen, el primer gran golpe de U2 y otros cruces inolvidables: por qué el 13...
FELIZ DÍA A TODOS LOS BATEROS.!! Hoy es el día del baterista argentino en honor a nuestro querido...
Space Oddity: la historia de la obra maestra de Bowie que le puso “banda de sonido” a la...